Consigue un baño relajante con sales marinas caseras

0
927
sales-marinas-caseras

Tomar un refrescante baño de espuma, velas aromáticas, música relajante y sales de baño no tiene que ser una fantasía que solo vemos en las revistas. Es casi una necesidad mimar tu cuerpo y reponer energías de esta forma después de un largo día de trabajo o de una rutina extenuante. ¡Aquí tienes las claves para crear tus propias sales de baño!

Al conocer los beneficios de las sales marinas para tu piel, seguro que no vas a querer postergar más ese baño relajante y mucho menos si puedes prepararlas tú misma. ¡Así nunca te faltarán en la ducha! Toma nota de estas receta que podrás modificar en función de tus gustos y necesidades. 😉

Lo primero que tienes que lograr es la efervescencia. Para ello necesitarás sulfato de magnesio, que se encuentra en el mercado como sal Epson, a esto añádele sal marina para darle textura y unas cucharaditas de bicarbonato de sodio.

Lo siguiente es la fragancia. Esto dependerá de tus gustos y puedes añadirla en aceite esenciales. Pero puedes elegir desde las más cítricas hasta las más dulces, de rosas, lavanda, eucalipto, jazmín. ¡La que te haga sentir más relajada!

Como aporte a la textura, puedes agregar flores u hojas secas, otro elemento que dependerá de tus gustos. Pueden ser pétalos de rosas, violetas, girasoles, especias secas, menta, romero, canela.

Dependiendo de la versión que hayas preparado, colócale un color distintivo con tinturas naturales, no tóxicas para el cuerpo, así la podrás envasar y distinguir la que deseas usar en función del color.

En una taza coloca la sal Epson y sal marina, el bicarbonato, la esencia y las flores. La cantidad dependerá de ti. Si vas a agregar color, divide las sales y solo agrega colorante a una de las mitades, luego vuelve a mezclar. ¡Obtendrás unas perfectas sales de baño como las que venden en las tiendas!

No hay comentarios

Dejar respuesta