Al fin compraste un coche… ¿y ahora?

0
443

Tener un automóvil no solo es sinónimo de incontables paseos por la autopista con tu música favorita a todo volumen, también significa una nueva gran responsabilidad. Y es que, cuando de vehículos se trata, hay normas, cuidados y previsiones que debes tener en cuenta.

En el caso de los coches, existen varios tipos de seguros que te ayudarán a cuidar de tu nueva adquisición. A continuación, te hablaremos sobre tres de las pólizas más importantes a las que debes adscribirte.

La primera de ellas es la cobertura de robos. A pesar de lo que puedas creer, esta garantía no se limita al hurto del auto como tal, o de alguna de sus piezas. También incluye cualquier objeto que se encuentre dentro de él y todo tipo de daños ocasionados al vehículo durante este suceso.

Otra de las pólizas que necesita tu coche es la de daños por incendio. Todos los coches corren el riesgo de prenderse en llamas, bien sea de manera espontánea o provocada. Es por ello que la contratación de este servicio nunca estará de más.

Por último, es importante obtener la póliza de asistencia en viajes, la cual presta dos tipos de servicios. En primer lugar, auxilia al vehículo en casos de falta de combustible, llaves extraviadas, batería sin carga o problemas con el neumático. Aunado a esto, también cubre el traslado del automóvil en el caso de que este presente problemas mayores.

Por otra parte, garantiza al usuario un medio de transporte que lo traslade desde el lugar de la avería hasta su destino original. Además, esto podría incluir la sustitución del vehículo de manera temporal en caso de que sea necesario dejarlo en un taller para ser revisado. Sin embargo, y dependiendo de la compañía aseguradora, cualquiera de estos servicios pueden verse restringidos.

Después de adquirir estas garantías, tu auto estará más que preparado para emprender cualquier viaje… ¿qué esperas para asegurarlo?

Puntúa si te ha gustado el artículo
[Total: 0 Media: 0]

No hay comentarios

Dejar respuesta